domingo, 27 de abril de 2014

'LA VIDA INESPERADA'. Sobre el fracaso, el egoísmo y el aliento del plagio



CRÍTICA DE CINE

'La vida inesperada' (Jorge Torregrossa. España, 2014. 108 minutos)

No es ningún secreto que a Elvira Lindo le gusta Woody Allen. Tampoco lo es que Jorge Torregrosa ha dirigido una película que juega a emular a base  homenajes, el aliento del plagio se nota, los encuadres del director neoyorquino. ¿Cuál es el límite para pasar del homenaje al plagio? ‘La vida inesperada’ no deja de ser una historia manida sobre los miedos, los sueños rotos, la búsqueda de madurez y la mentira, solo que con las calles y los puentes neoyorquinos como telón de fondo. El guion no se sostiene ni resulta cercano a nada por los derroteros que decidió seguir la escritora. La realidad es que la historia podría tener un foco de interés en el significado que posee la gran manzana para cada uno de los protagonistas, incluso jugar a que por más que se huya, el destino le persigue a uno. No ocurre así, todo se basa en un entramado sencillo y sin chispa.

Buscar las mismas localizaciones –gran número de ellas demasiado reconocibles- que las empleadas por Woody Allen reduce aún más el posible potencial de una historia diluida en tópicos y miedos. Jorge Torregrossa no compone una narración con ritmo, sino que más bien se pierde en buscar un estilo que resulta difuso por no tener una coherencia acorde a las situaciones que se viven. La huida, el enamoramiento repentino, situaciones inverosímiles, la comida… y todo, absolutamente todo, tan sencillo y sin complejidades que transmite la sensación de lo posible que son los anhelos. En principio parecen querer despistar con esto, pero la venda se cae demasiado rápido de los ojos.

Javier Cámara regresa a una interpretación basada en sus trucos ya conocidos. Una pena, porque es un actor extraordinario que tiene mucho que aportar. Desgraciadamente se refugia demasiado en esos tics que le otorgaron la fama y el éxito. Raúl Arévalo es otro gran actor, se agradece que aporte otro matiz a los personajes que venía interpretando, aunque de nuevo cae en esos trucos tan previsibles. Evidentemente los personajes tienen una feroz lucha interna. En la película solo se enuncian para regresar a todos los lugares comunes tan presentes siempre.  Gloria Muñoz da cierto humor a la película. Realmente son esos monólogos junto al ordenador donde se muestra a la mejor Elvira Lindo, o al menos la que más recuerda a esa mujer que sabía cómo se habla realmente. El resto del reparto funciona, y no era algo sencillo, porque las frases empleadas tienen  mucho de ampulosidad, pero son grandes actores y las defienden.

En ese mundo repleto de referentes 'allenianos' no se escapa la música de Lucio Godoy y Federico Jusid, que toman ‘Manhattan’ como referente para no soltarla. Incluso se canta a George Gershwin por si las referencias no habían quedado demasiado claras. Kiko de la Rica es un buen director de fotografía, pero es preferible verle trabajar en su universo de luces y sombras y no en un producto tan plagado de referencias que no permite saber con claridad qué es lo que él hubiese ofrecido en esta historia.

‘La vida inesperada’ se deja ver, aunque por momentos resulte demasiado reiterativa. Al final no deja de ser un producto que habla por referentes y no porque en sí mismo tenga vida propia.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

1 comentario:

  1. He visto los primeros cinco minutos, y en cuanto he visto que el personaje de Javier Cámara se sacaba un teléfono móvil para escribir un whassap en mitad de una actuación musical ya me he quedado a cuadros. Además, en ningún momento de la secuencia en el teatro se ve el público ¿son actores de éxito? ¿hay público? ¿es un teatro pequeño o grande? No lo sabemos, se nota que la falta de presupuesto no permitió ni llenar de extras un teatro aunque fuera uno de España y luego incluirlo en montaje, pero sacar el móvil en plena actuación es muy cutre y define al personaje de Javier Cámara como un actor muy poco profesional.
    Si el resto de la película es igual, me alegro de habérmelo ahorrado.

    ResponderEliminar