sábado, 16 de enero de 2016

'CARA B'. José M. Campos




CRÍTICA LITERARIA

'Cara B'
Autor: José M. Campos
Editorial: La Indolente
Páginas: 83



Y A PESAR DE TODO, O QUIZÁS POR TODO ESO, TE QUIERO

La vida no es eso que prometieron y que se podía imaginar viendo películas y leyendo libros. Que es obvio que muy pocos se han comido el mundo y menos quienes lo han incendiado como creían de jóvenes. Que a cambio la vida está llena de dolor, decepciones, rutina y desencuentros. Y ninguna actitud positiva ni ningún coaching lo va a cambiar. Pero una vez aquí habrá que bailar y gritar y amar.

Con esta premisa arranca 'Cara B', el primer título que se podría decir como propio (antes ya habían editados títulos por encargo, personalizados, artesanos, ese es el estilo) de La Indolente. Y si ya es buena noticia que surjan pequeñas editoriales que apuesten por hacer cosas diferentes y arriesguen, tanto en lo que publican como en la búsqueda de nuevas formas de distribución y en la forma de concebir el libro, hay que destacar el trabajo de arte y encuadernación de Verónica Antolín,  huyendo en ambos caso de una concepción meramente mercantil. La alegría es así doble por la consistencia de la propuesta.

'Cara B' son una serie de relatos o poemas o incluso pequeñas propuestas de dramaturgia a propuesta del lector, puesto que lo que lanza Campos son fogonazos, pensamientos en voz alta, urgencias que decir, reflexiones al final del día, consejos de lo poco que se ha aprendido. En un estilo que podría recordar a Iribarren o a Rodrigo García, cada texto habla al espectador de la derrota que siempre ha de venir, del dolor y sin embargo de la necesidad de reír y amar y hacerlo todo más sencillo. Como dice en uno de sus capítulos, que lo mejor es que estalle el mundo en pedazos y luego sería bonito quedar a desayunar.

Amor, o desamor, amistad, rutina, la necesidad de escribir. El autor hace un repaso a sus inquietudes vitales a través de una escritura que no se pierde en grandes disquisiciones y que no trata de embellecer y, sin embargo, resulta poético. Es un estilo directo y crudo, pero que no cae en el cinismo ni lo confunde con la necesidad de la provocación o con una película de Tarantino.

Quizás Campos no sea el mejor escritor, ni el más original, pero ha logrado que su libro sea concebido como un combate de boxeo, dónde el púgil, que sabe que su triunfo es cada minuto que sigue en pie, lanza golpes en los que combina dureza y ternura. Honestidad y sinceridad en 83 páginas de un libro editado con sumo cuidado.

BENJAMÍN JIMÉNEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario