martes, 28 de junio de 2016

'CAPITÁN KÓBLIC'. El pasado persigue



CRÍTICA DE CINE

'Capitán Kóblic' (Sebastián Borensztein. Argentina, 2016. 92 minutos)

Hay películas que desaprovechan buena parte de su potencial ya de inicio, algo sorprendente. ‘Capitán Kóblic’ pertenece a este grupo, al mostrar nada más comenzar un flash-back sobre el pasado del protagonista que pone al espectador ya en la vereda de lo que debe reflexionar y sentir. Más adelante el largometraje juega bien sus bazas y se defiende, tomando como baluarte el escenario en el que se desarrolla, una Argentina rural subdesarrollada y casi de western. En esa atmósfera de pesadilla e irrespirable se agitan los elementos que Sebastián Borensztein pone en liza en una historia de remordimientos y culpa dentro de un contexto histórico muy determinado, los años posteriores a la dictadora de la Junta Militar. Tomás, ya se ve en la primera escena, era un militar que participó en los denominados ‘vuelos de la muerte’, pilotaba aviones desde los que se arrojaba vivos a detenidos por la Junta Militar. Aquí es Ricardo Darín, dando muestras de versatilidad con una interpretación llena de hondura y a la que le da el tono adecuado. El misterio que se pierde de inicio no se recupera posteriormente a través de una serie de conflictos poco desarrollados, con escaso andamiaje emocional y peor resueltos. Se falla al introducir una escaramuza amorosa demasiado convencional y al dar poco peso al dolor interno del protagonista, algo que ya explorara de forma mucho más intensa otro largometraje argentino de similares hechuras, ‘El médico alemán’ de Lucía Puenzo. 

Al guion le falta verosimilitud para explotar las virtudes del conjunto, entre las que destacan la simbología del vuelo como liberación y las hermosas tomas aéreas. ‘Capitán Kóblic’ se aproxima en global de una forma un tanto superficial a un tema escabroso en lo público (los desaparecidos) y profundamente doloroso en lo individual (los remordimientos). La violencia es seca, como corresponde a su tono rural y silencioso, lo que contrasta con esa explicitud reiterativa a través de los flash-back y cierto tono exculpatorio final  (esa marcha atrás en el instante decisiva) que trata de dulcificar para empatizar con el protagonista de una forma innecesaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario