miércoles, 20 de julio de 2016

'UN MAILLOT POUR L'ALGÉRIE'. Independencia a goles




CRÍTICA LITERARIA

'Un maillot pour l'Algérie'
Autores: Kris, Galic, Rey
Editorial: Dupuis
Páginas: 136



“Es un cómic de fútbol”. Hubo que recurrir a la precisión básica ante el desconocimiento del librero a la mención del título. Saltaron entonces los prejuicios latentes hacia el binomio deporte de goles y literatura. El gesto fue tan espontáneo como cortante, lo que obligó al abandono de la librería en cuestión. En la portada de ‘Un maillot pour l’Algérie’ aparece un jugador de fútbol en primer plano, pero reducir por eso el valor de un producto cultural esconde cerrazón y falta de miras. Tras esa imagen y la definición se esconde mucho más, como casi siempre ocurre con el fútbol, de un valor sociológico incuestionable. La novela gráfica de la que se ocupa esta crítica narra la peripecia de la selección argelina en unos años cruciales para la historia de su país, en pelea  por la independencia. La aventura que se describe es, sin duda, un relato con tintes cinematográficos ideal para aquellas películas que arrancan bajo el título ‘basada en hechos reales’ y que evidencia hasta qué punto, otra vez, el fútbol puede ser usado como herramienta política. Hubo, hay y habrá ejemplos hasta cansar, que no se engañe más con lo de separar ambas disciplinas. 

Argelia quería dejar de ser francesa y afrontó el proceso sin desdeñar ninguna vía. El fútbol fue una de ellas. En 1958 el FLN reclutó a un grupo de jugadores, la mayoría profesionales en Francia. No sabían muy bien a dónde iban, pero decidieron acudir a la llamada a pesar de todo. El libro adopta un tono vivencial y apenas hay contexto de la situación, de esa otra batalla que se libraba en territorio argelino. Solo hay apuntes en el inicio, con una inmersión en la matanza de Setif de 1945 que terminó por desatar el sentimiento independentista en la sociedad argelina, una tragedia vivida in situ por algunos de los futbolistas, la mayoría entonces unos niños, que después formarían aquella selección. 

‘Un maillot pour l’Algérie’, de Kris y Galic (guion) y Javi Rey (dibujo), se centra en lo humano, en esa ruta por carretera y autobús de cuatro años de duración en la que la batalla no era con balas, era con goles. La selección operaba como reclamo propagandístico, es evidente, pero al mismo tiempo funcionaba como colectivo en el césped y fuera. Entre las anécdotas de la road movie en la que se embarcan, las dudas, los baches anímicos (los hubo y aunque se apuntan en la obra, sí que se podía haber jugado más con ellos) y los momentos de relax emerge la figura de Rachid Mekhloufi. Pocos en Argelia acaparan tal unanimidad alrededor de su figura como este ex futbolista y ex entrenador de los 'Zorros del desierto' en España’82. Su protagonismo en la obra va creciendo conforme la historia se desarrolla y al final se queda casi solo a modo de símbolo una vez logrado el objetivo común. Ahí sí, quizá por temas de espacio, se eche de menos el qué pasó con otros de los jugadores, que si bien al principio tenían peso, lo van perdiendo y desapareciendo. Un dossier informativo final viene a paliar esa indefinición, una aportación que se agradece y que incluye entrevistas, perfiles y datos cronológicos. 

El libro no juzga ni posiciona en cuanto a que trata un tema de fondo sobre el que todavía hay heridas abiertas. Vibra cuando hay partidos, mérito de los autores haber sabido atrapar en viñetas el espíritu de un partido de fútbol y no es fácil, reproducido hasta el más exigente de los detalles en cuanto a ritmo, ambientación y estética de los años 50. Recuerda en su espíritu tan futbolero a aquellos volúmenes de Eric Castel (Reding y Hughes) con los que crecieron muchos niños de los 80. El Castel de entonces es el Mekholufi del libro, una especie de Iniesta argelino con conciencia política, aunque nunca diera importancia al gesto común con el que él y sus otros compañeros estuvieron a punto de finiquitar sus carreras y proyectos de vida. 

‘Un maillot pour l’Algérie’ es un producto cuidado, de exigencia, con tres autores que han hecho una perfecta labor de equipo y que pone luz a un episodio que vuelve a demostrar que el fútbol puede ser mucho más que un deporte con once tipos corriendo detrás de un balón. “Si hablas de la vida real, acabarás hablando de fútbol”, señala Santiago Roncagliolo. Para conversar sobre un episodio real que relaciona balompié con historia del siglo XX esta novela gráfica, que sería deseable ver en el mercado español, es el mejor medio. 

RAFAEL GONZÁLEZ TEJEL

No hay comentarios:

Publicar un comentario