domingo, 7 de agosto de 2016

'YO MATÉ A ADOLF HITLER'. Búsquedas, aciertos y reencuentros




CRÍTICA LITERARIA

'Yo maté a Adolf Hitler'
Autor: Jason
Editorial: Astiberri
Páginas: 40



La historia que plantea el creador noruego Jason es un dechado de virtudes y sorpresas. Con un inicio desgarrador en cuanto al valor de la vida se refiere, se comprende que la situación social es algo desquiciante. Los odios, las venganzas y los caprichos sitúan a la profesión de asesino a sueldo como algo tremendamente cotizado y necesitado para poder vivir sin aquellos escollos que no permiten desarrollar la vida como uno quisiera. 

Entre silencios, rutinas, muertes y más encargos, Jason introduce al lector en el día a día de un protagonista sin nombre en un lugar de cualquier parte.  Entre los múltiples encargos le llega uno especialmente particular a este localizador de averías vitales: el asesinato de Adolf Hitler. Es bueno analizar la cantidad de fabulaciones que existen con la figura del austriaco. Eso sí, no todas son igual de efectivas que el volumen que nos ocupa. 

Tras el encargo, la historia proporciona una nueva variante en lo que a viajes en el tiempo se refiere. La ciencia-ficción cobra forma, pero lo hace de un modo sutil y divertido. Nuevamente se produce un cambio en las rutinas de unas personas que parecían ajenas a los reencuentros. La trama ofrece aspectos humanos como enfrentarse al amor pasado, los celos, la envidia, la vejez, el ayer, el mañana y la idea de ese asesinato que no pudo ser. El tema de las segundas oportunidades tiene una presencia notable, aunque no se abuse del recurso. La historia no se pierde, siempre es precisa en el guion y en el dibujo, consiguiendo un equilibrio exquisito.  

Los dibujos sitúan a esos personajes con formas caninas, aunque humanas al fin y al cabo, en ese trabajo del pasado llevado al futuro pero que en realidad es presente. Hay que precisar que esto se consigue sin generar confusión alguna en el lector. No existe romanticismo con la idea de viajar en el tiempo, pero su exposición es original y potente. ¿Se puede burlar a la muerte? ¿Se reconoce uno tras ese paso del tiempo? ¿Qué ocurre si se varía el acontecer de una sociedad? Al final casi todo se resume a ese sentir que el tiempo no permite que se olvide.  Trabajo enorme de Jason que vuelve a dejar patente que se trata de una de las figuras más relevantes en esto que se viene denominando ‘novela gráfica’, pero que siempre fue cómic.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario