viernes, 23 de septiembre de 2016

'DÚO'. Siempre hay que releer a Colette



CRÍTICA LITERARIA

'Dúo'
Autora: Colette
Editorial: Anagrama
Páginas: 145



‘Dúo’ es un texto tan agresivo como real. La capacidad con la que Colette consigue articular una trama tan reconocible tiene en cada frase un poso de dolor y decepción excelente. Un extraño olvido, una coincidencia, un despiste y ya la vida conyugal puede hacer aguas. La infidelidad descubierta por Michel, por un romance de su mujer, Alice, con uno de sus socios es la llave con la que Colette abre esa caja de pandora sentimental. Nada importa ya. El dolor por el eco de unos susurros, jadeos y confidencias que el marido ya no puede dejar de escuchar. No importa que nada continúe y que todo vaya bien entre ellos. Ya no hay vuelta atrás. La herida no cicatrizará jamás. Colette emplea un estilo soberbio para adentrarse en pensamientos, diálogos, asfixia, traición, decepción, derrumbamiento y dolor. La sensibilidad literaria nunca resulta pomposa. La incomunicación, el desprecio, la amargura y la condena emocional son los que se instalan en la convivencia. Los silencios y los gestos se convierten en los conductores de la trama.

La historia es moderna y se puede apreciar que puede ser el origen de ciertos escritores que han desarrollado su obra con un origen claro. Sin ir más lejos, muchos de  los textos de Philip Roth tienen una influencia clara en la obra de Colette. El prólogo de esta nueva edición corre a cargo de Milena Busquets, que no duda en relacionar ciertas situaciones de la obra de Colette con el cine de Bergman. Esto es lo único interesante que tiene el mismo, lo demás son solo elogios y anécdotas en las que el yo de Milena agota.

En ‘Dúo’ cabe destacar –entre otras muchas cosas- la valentía de una autora que supo golpear con fuerza e insolencia en una sociedad a la que consiguió mirar a los ojos y no ruborizarse.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario