domingo, 22 de abril de 2012

'ALPS'. Sustituciones irreverentes


CRÍTICA DE CINE

'ALPS' (Yorgos Lanthimos. Grecia, 2012)

Tan incómoda como presuntuosa. Jugar con el remplazo familiar no refleja ninguna novedad –no hay que olvidar ‘Dulces Horas’ de Saura-, la novedad que ofrece Lanthimos es el hecho de llenar las propias vidas con las ausencias de los demás. Tras el éxito de ‘Canino’, el director griego no deja al núcleo familiar de lado pero lo aborda desde una postura un tanto anodina, situándose en la distancia de cuatro personas que funcionan como sustitutos; ni siquiera ofrecen ningún bien ajeno a una falsa restitución, tan sólo son ellos los que buscan integrarse en forma de ausencias irremplazables, actuando realmente como salvavidas de su propia rutina interna.

El ritmo de la película es lento pero no corresponde con las acciones de los protagonistas –acuden rápidos y sin sigilo- de los que sólo se esbozan pequeños matices que dejan intuir un pasado que evidentemente les ha afectado y los ha transformado en extraños enfermos mentales. La angustia que intenta provocar dista mucho de ‘Canino’ –es cierto que no son comparables- porque el terreno de la perdida se aborda desde un conformismo que resulta un tanto inverosímil por la facilidad con la que se accede y convence al familiar derrumbado. El empeño de los protagonistas es muy parejo al de  los comerciales de los tanatorios, el bien suyo está en la perdida ajena. Muchas de las situaciones son muy interesantes, pero la propuesta es reiterativa. El hecho de generar empatía o asumir el rol de sustituto se vislumbra de un modo difuminado y descompensado dado que principalmente  sólo se persigue  a uno de los miembros que integran 'Alps'. La desconfianza, el castigo, la desmesura y la poca templanza se instalan en las escenas que se repiten, eso sí, consiguiendo crear una atmósfera desasosegante.

La fotografía es funcional –de nuevo en ocasiones parece generar atmósferas de documental- al igual que el montaje, que acompañan sin aportar más que lo reflejado en el guión. Las interpretaciones son muy logradas, Aggeliki Papoulia es una actriz capaz de dotar de sentido a cada acción que realiza buscando huir de ella, el director es valiente filmando perfiles y vacíos, los actores responden y clarifican el estilo narrativo. Lanthimos sigue investigando. Que continúe, es muy probable que vuelva a acertar en otra ocasión.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario