viernes, 25 de mayo de 2012

'HA DEJADO DE LLOVER'. Andrés Barba




CRÍTICA LITERARIA

'Ha dejado de llover'
Autor: Andrés Barba
Editorial: Anagrama
Año: 2012
Páginas: 199


SOLO INSTANTES

Andrés Barba es un escritor eficaz, domina el oficio con soltura y se mueve correctamente en diferentes géneros, desde la novela –'Muerte de un caballo'- hasta la traducción -'Alicia en el país de las maravillas'- pasando por el ensayo –'La ceremonia del porno'-, para llegar a su último libro, 'Ha dejado de llover', que son cuatro relatos sobre diferentes tipos de incomprensiones. El problema que han podido tener algunas de sus novelas -últimamente se ha prodigado en las novela cortas- es que pese a estar fenomenalmente escritas lo que relataban se quedaba en un lugar  bastante insulso y desmerecía su pericia estilística, salvo su excelente última novela, 'Muerte de un caballo', en la que unía un estilo depurado con una historia repleta de aciertos y de imágenes evocadoras muy cercanas al mundo del celuloide, por lo que no sería extraño que se adaptase a la gran pantalla.
 
'Ha dejado de llover' es un libro que no mantiene una línea clara en lo que expone, los relatos pese a que la extensión de cada uno no es excesivamente larga, resultan pesados porque las precisas descripciones no aportan nada a esos universos agotados en el que viven siempre esos personajes de condiciones sociales más bien altas. Da la sensación, que Barba quiere contar demasiadas cosas como en el relato 'Paternidad', y esto le condena a que la historia pierda la frescura y el interés con el que empieza. En  'Compras', lo relatado se ve condenado desde el principio y su lectura se hace farragosa por ser demasiado previsible y anodina. Tampoco 'Astucia' y 'Fidelidad' consiguen levantar el vuelo y representar algo más que bosquejos prototípicos de situaciones que aunque no buscan relatar algo que sea extraordinario por su originalidad se quedan en una prosa bien estructurada pero sin que aporte nada a esos sentimientos encorsetados en clichés y a resoluciones que en realidad no son tales, aunque eso tampoco importa, son puntos y seguidos a vidas envueltas en recelos, envidias, rutinas, celos, amores...

También es cierto que 'Paternidad' y 'Fidelidad' podían haber conseguido que el resultado del libro fuese diferente porque al menos proponen algo, pero estos propósitos quedan sepultados en acciones que sólo lo endulzan formalmente; una pena, porque Barba es un escritor que hay que tener en cuenta, pero claro, así, únicamente con instantes, no.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario