sábado, 16 de junio de 2012

'EN FUERA DE JUEGO'. ¿Y el fútbol?


CRÍTICA DE CINE

'En fuera de juego' (David Marqués. España, 2012)

¿Y EL FÚTBOL?

¿Por qué el cine de habla hispana no ha sido capaz nunca de realizar una película buena sobre el fútbol? Es posible que hasta la fecha las dos más sobresalientes –sin ser imprescindibles- sean 'El fenómeno' (1956) y 'Fuera de juego' (1991), ambas con Fernando Fernán–Gómez, hecho que no deja de ser curioso, dado que no era ningún entusiasta de este deporte.  Esta cuestión resulta incomprensible y más si se tiene en cuenta la pulsión que se profesa por el considerado rey de los deportes, en donde cada partido se siente con una intensidad abrasadora. Capaz de sacar a la calle a ciudades enteras para protestar por la sanción de  varios partidos a un jugador que había lesionado a otro rompiéndole el peroné –caso de Michel Salgado a Juninho-; uno de los pocos  acontecimientos que se pueden considerar como victoria por presión social: el jugador no cumplió ni un partido de sanción. Nada como el fútbol  para conseguir cualquier cosa y entender la sociedad. El cine podría adentrarse por los recovecos de un deporte que sólo tiene buenas aproximaciones a la pantalla  en el cine británico, como la inigualable 'The Damned United'. En España parece que hay que conformarse con un mero anecdotario envuelto en sucesivos gags sin gracia como 'El penalti más largo del mundo' o 'Días de Fútbol'.

'En fuera de juego' refleja algo que es real: representantes en busca de ese chaval con talento  sobre el que ponga su interés algún club grande y con eso sus arcas se  llenen por ser quienes descubrieron a la estrella. Hasta ahí, correcto, pero la decisión de incluir unos espacios reales y figuras ligadas al deporte o a los medios de comunicación –salen De la Morena, Manolete, Casillas o el presidente del Valencia- es reprochable: no dejan de ser unos ridículos cameos que consiguen que la película nunca pueda tomarse en serio, porque bajo ningún concepto esta apariciones tienen el menor atisbo de ayudar a que la acción prospere.

Lo que podría haberse convertido en una historia curiosa –aunque manida- llega a la nada con los tópicos envueltos  en la figura femenina que seduce a la futura promesa -que va a fichar por el Madrid- mediante trucos amatorios. O la guerra de representantes, con el galán “más profesional” –Hugo Silva- frente a los que llevan a la promesa –estupendamente resolutivos Fernando  Tejero y  Diego Peretti- con su despacho en un barrio madrileño repleto de contratos a esas futuras estrellas y de decepciones continuas. Sí, como historia se queda en nada, pero las interpretaciones de los ya mencionados Tejero y Perotti a los que han de unirse Laura Pamplona y Carolina Peleritti consiguen dotar a cada personaje de firmeza; de eso se beneficia  una trama insustancial. Tejero va consiguiendo apartarse de su rol de “portero” y se constata  -como ya ocurrió en 'Cinco metros cuadrados'-  que es un actor que, aunque posee ciertos tics del pasado, es muy resolutivo y capaz de poder enfrentarse a empresas mayores. Perottti es imprescindible en el cine de hoy.

La fotografía es insulsa y el sonido es flojísimo, no son pocos los tramos en los que cuesta entender a los protagonistas  y en un cine que pretende que la palabra sea la que guíe, condena el resultado.  Así, 'En fuera de juego' se queda muy lejos del objetivo.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario