viernes, 18 de mayo de 2012

'CHAGALL EN RUSIA'. Joann Sfar




CRÍTICA LITERARIA

'Chagall en Rusia'
Autor: Joann Sfar
Editorial: Edic. 451
Páginas: 127



CHAGALL EN SFAR

Joann Sfar posee un mundo particular en el que habita con sus contornos y sus historias sin que ninguna de las modas que suceden a su alrededor parezca que le afecte en modo alguno. El autor francés necesita dar salida a cada historia con cierta premura para que no le reviente ese universo post-cósmico que le sitúa como uno de los mayores exponentes de la originalidad. Es cierto que no siempre tiene el mismo resultado, pero son tantos los campos que aborda que es lógico que esto suceda, lo importante es constatar que no le atemoriza nada. Sus historias van desde series como El gato del rabino, a adaptaciones –como la controvertida que realizó sobre 'El principito' en 2008- a dirigir películas -'Gainsbourg (Vida de un héroe) (2010), 'El gato del rabino' (2011)- hasta adentrarse en extraños biopics sobre pintores, como han sido los casos de Pascin y Chagall.
 
La publicación por parte de 451 del tomo 'Chagall en Rusia', ha coincidido con la exposición que realiza el Thyssen sobre el pintor y este hecho ha de servir para intentar sacar un partido mayor a la exposición dado que Sfar consigue reflejar ese mundo de ensoñación que tenía el pintor y de un modo u otro acerca más al espectador a la propia vida del pintor –se pueden ver algunos cuadros del álbum- y a sus circunstancias. No hay ninguna duda –como ya plasmó en Pascin- que Sfar se maneja estupendamente reflejando el interior de los artistas, o puede que sea lo que él cree que son sus impulsos. Todo esto lo inserta en el mundo de los trazos y los contornos de las figuras que dibuja asemejando la técnica utilizada a las usadas los pintores –en el caso de Pascin fue la acuarela con lo que trabajó-.
 
'Chagall en Rusia' juega a ser dos tipos de historias, por un lado refleja el positivismo y las ideas de un Chagall que no renuncia a lo que anhela con la pintura como necesidad fisiológica para poder ser él, a la crudeza de la guerra y la destrucción. Muchas de las obsesiones del propio Sfar –vistas en más trabajos, como puede ser el judaísmo-  se adentran o combinan con las de Chagall. No pretende reinventarse sino continuar explorando su paleta de colores y de historias que transcurren en órdenes peculiares, en esta ocasión merece la pena prestar atención a los compañeros de viaje del pintor de origen bielorruso.
 
Es posible que no sea la mejor historia que ha creado Sfar pero sin duda alguna merece la pena adentrarse en estas páginas porque como escribe el personaje Chagall: “Debéis sumergiros en las páginas de mi cuaderno. Uno tras otro y cuando los malvados acudan estaréis seguros”.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario