sábado, 23 de agosto de 2014

'LA AVENTURA DE VIAJAR'. Javier Reverte


CRÍTICA LITERARIA

 

'La aventura de viajar'
Autor: Javier Reverte
Editorial: Plaza Janés
Año: 2006
Páginas: 307




LAS RAÍCES DEL VIAJE

El mejor viaje de Javier Reverte está por llegar. "Es el siguiente", repite cada vez que tiene ocasión este escritor sin fecha de caducidad, de explosión tardía y exquisito olfato literario. Las cerca de 300 páginas de 'La aventura de viajar' son una especie de justificación autobiográfica de ese afán desmedido de gratos recuerdos que ha supuesto en su vida el recolectar kilómetros de anécdotas, curiosidades, amistades y experiencias.

Alrededor de ese núcleo el libro se construye a modo de ‘making off’ cinematográfico. Reverte enseña lo que había detrás de su 'Trilogía de Centroamérica', recorre parajes desconocidos que todavía no habían encontrado hueco en su cuaderno de viajes, caso de las remotas islas Malvinas, reflexiona con propiedad y se llega a trasladar hasta su infancia para encontrar el origen de esa pasión desmedida. Memorable es a la vez el recuerdo del periplo chipriota junto a las rebautizadas ‘Tres gracias’ y el viaje en carretera por la antigua Yugoslavia junto a Manu Leguineche.

Todo respira triturado bajo ese tono entre nostálgico, sentimental e irónico tan propio y característico del que ha sido uno de los revitalizadores de la literatura de viajes en el país. Apunta, además, 'La aventura de viajar', sin ataduras lingüisticas y bajo un indisimulado deseo de servir de entrante a la recomendable bibliografía del autor, opiniones a tener cuenta sobre el destino, las relaciones humanas y hasta el periodismo, esa profesión que ahora funciona de retroalimentador de egos sin talento.

Asegura Reverte que cualquier tiempo pasado fue mejor. Lo cuenta con seriedad mientras se ríe al rebuscar en la memoria aquellas travesías por el mundo siguiendo a mandatarios de todo pelaje, como ese periplo alucinógeno en una piscina colombiana acompañando al presidente Adolfo Suárez y que terminó con un vuelo de regreso a Madrid con periodistas cargando paquetes de marihuana y cocaína entre su equipaje. Precisamente el momento en el que decidió abandonar su trabajo como reportero para labrarse un futuro en la literatura, sin temor a las estrecheces económicas, funciona de elemento que puede servir de estímulo para esas personas que no se atreven a cambiar de rumbo y desafiar el camino que señala el destino con el dedo recto y sin derecho a réplica.
 
Sin dejar de colaborar esporádicamente en medios escritos, Reverte se lanzó de lleno a la literatura. Tuvo que tener fe, aguantar, perseverar y esperar a que 'El sueño de África', inesperadamente, le ascendiese de categoría. Pero esa es otra historia, el tronco de un árbol del que una de sus raíces lleva por nombre 'La aventura de viajar', un libro para adeptos a la literatura de viajes y a la escritura del madrileño.

RAFAEL GONZÁLEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario