lunes, 20 de julio de 2015

‘THE 7:39’. Miedo a que el tiempo se agote

CRÍTICA DE SERIE

Resultado de imagen de the 7:39
‘The 7:39’

Año:2014
Duración:120 min. -Miniserie de 2 capítulos.
País:  Reino Unido
Director:John Alexander


El poder  de la serie de Ingmar Bergman, ‘Secretos de un matrimonio’ (1973) en la que se disecciona un matrimonio sigue teniendo su influencia más que evidente en la gran mayoría de productos que se adentran a retratar un matrimonio. No solo en el cine se pueden encontrar deudoras de la serie sueca, como bien puede ser ‘Maridos y mujeres’ (1992) de Woody Allen, o ‘Los climas’ (2006)  de Nuri Bilge Ceylan; las series como ‘The affair’ (2014) o ‘The 7:39’ recogen ciertos preceptos para que sus apuestas tengan algo sólido de referencia.

En el caso de ‘The 7:39’ la premisa es evidente, la rutina como punto fuerte en todo lo que puede suponer el riesgo a volar unos cimientos en apariencia infranqueables.  Al ser una miniserie de dos capítulos –hubiese sido mejor un capítulo de algo más de una hora- pretenden ir al grano, pero se pierden en una introducción tan larga como previsible, pero lo peor es que el espectador ya conoce todo lo que va a suceder ¿por qué regalar 40 minutos?

Cuando la serie comienza a coger ritmo, que eso se traduce en los veinte minutos finales del primer capítulo y los primeros veinte del segundo, se aprecia lo que una historia de estas características debe ser, pero no dura demasiado. El miedo por el tiempo de la vida que se consume sin piedad, el terror por saber si algo es una buena decisión cuando ya se ha fracasado con anterioridad, el saber cuál es el camino correcto… todo tiene fuerza y por momentos pulsión, pero por desgracia esto no dura demasiado.

La serie se mantiene por el trabajo extraordinario de sus actores, siempre consecuentes en sus acciones, pero el proyecto no llega a despegar, simplemente se enuncia, y posee alguna escena brillante, como el desenmascaramiento de la traición en un parque, pero esto no es motor suficiente. Lástima que no se atreviesen a desarrollar lo que podía haber sido.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario