domingo, 3 de abril de 2016

'DEPARTAMENTO DE ESPECULACIONES'. La elipsis de la rutina




CRÍTICA LITERARIA

'Departamento de especulaciones'
Autora: Jenny Offill
Editorial: Libros del Asteroide
Páginas: 170



La escritura de Jenny Offill engatusa al lector. Su estilo embruja a través del empleo de temas ya demasiado tocados. Lo atrayente es el método en sí mismo.  Narrar sobre un matrimonio, su inicio, su día a día, su agotamiento, la distancia, la hija, la rabia, la otra, el dolor, sus alumnos o el trabajo, no ofrece algo distinto. Sin embargo, a través de la elipsis, Offill es capaz de componer una sinfonía de la rutina con matices poco comunes. El juego, en ocasiones metaficcional, ayuda a la autora en esa alevosía en la que la escritura, su apatía, las clases, sus desilusiones y su enfado van ocupando un lugar claramente determinado en la narración.

Todo se cuenta en párrafos que se separan por periodos diferentes de tiempo, en ocasiones por meses, horas, días, semanas. Consigue no descolocar al lector, le guía sin demasiado esfuerzo. Es capaz de concentrar todo aquello que quiere plasmar sin alargarse. Quedan a un lado los devaneos imprecisos. El maravilloso juego del empleo de la primera persona y la tercera es determinante para comprender el latido emocional por el que atraviesa la escritora. De ahí que la distancia que la protagonista siente por el marido o por ella misma vaya evolucionando sin que por ello se pierda el rastro de una historia con un claro principio y final, o al menos aparente epílogo. 

‘Departamento de especulaciones’  es original pero no es algo único. La buena prensa con la que viene precedida puede ser un arma en su contra debido a que no hay en él algo que sea tan determinante como para considerarlo una pieza única o cuanto menos diferente. Jenny Offill sabe escribir y maneja con elegancia las múltiples citas que se incrustan a lo largo de las páginas. Su lectura sencilla, sus momentos de humor y su estilo consiguen que este acercamiento al impresionismo vital salga victorioso.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario