martes, 10 de mayo de 2016

'REINA JUANA'. ¿A qué juegan?



CRÍTICA DE TEATRO

'Reina Juana'
Autor: Ernesto Caballero
Director: Gerardo Vera
Teatro de La Abadía (Madrid)

Dejando a un lado la grandeza y entrega de Concha Velasco, el texto de Ernesto Caballero no merece ser representado. No parece haber nada de trabajo en el mismo. ¿Qué ha pretendido el autor? En un principio enuncia una confesión de Juana, pero esto no es más que un truco muy poco consistente. La propuesta textual está más relacionada con una serie de cortapegas de acontecimientos de la vida de Juana unidos porque sí, que no con la riqueza que pudieron ser esas últimas horas de vida que pretende recrear. Algunos momentos se dramatizan, otros no. No hay un motivo claro en el que basar esta propuesta disfuncional. ¿Dónde quedan el dolor, la rabia, la angustia, la decepción? Se esbozan para terminar perdiéndose en devaneos textuales que no ofrecen coherencia alguna.

La dirección de Gerardo Vera es independiente al texto y al trabajo interpretativo. No le importa emplear la música  a destiempo o que su volumen sea tan elevado que –pese al micrófono empleado por la actriz- no se entienda de un modo claro el discurso de Juana. Parece que el director desconfía del texto porque solo establece propuestas para que el espectador encuentre distracciones. El empleo abrasivo del vídeo con una función redundante de la palabra y el juego con los diferentes espacios de luz poco ayudan a recrear lo que fue la vida de la reina. La escenografía es demasiado elegante, amplia y bonita para comprender esa angustia que debió sentir Juana.

Concha Velasco es una actriz maravillosa. Es capaz de conseguir sacar adelante y defender un texto tan vacío como repleto de tópicos. ¡Qué pena que desde la dirección no se hayan cuidado más esos virajes emocionales! Concha vence a los elementos y no era tarea fácil en una hora y media que dura el espectáculo –eso sí, no se hace pesado-.  La mirada, su voz, su dolor, su entrega, su miedo… todo ello podría estar y Velasco es consciente y consigue resolver una papeleta complicada tirando de oficio sin ayuda de esos elementos que componen la obra. Contar con una actriz tan extraordinaria envuelta en un personaje tan repleto de matices y no sacarle todo el rendimiento es un asunto serio. 

Histrión Teatro ya desmenuzó a Juana en un espectáculo brillante. Caballero no consigue resolver una maravillosa propuesta inicial: ¿Cómo fueron las últimas horas de vida de Juana? Transforma la propuesta en un pretexto para contar lo de siempre de la hija de Fernando el Católico sin explicar nada nuevo o generar esa duda vital del qué pasará. ‘Reina Juana’ es nada, aunque siempre es gozoso ver sobre las tablas a Concha Velasco. Si a esto se añadiese un texto y una dirección el resultado sería un éxito.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario