domingo, 14 de agosto de 2016

'INFIERNO AZUL'. Minimalismo pretencioso




CRÍTICA DE CINE

'Infierno azul' (Jaume Collet-Serra. Estados Unidos, 2016. 87 minutos)

Jaume Collet-Serra en España no podría hacer cine. Hizo bien en no regresar y así desarrollar un tipo de películas a las que tiene bien cogido el pulso. ‘Infierno azul’ se aleja del género que venía realizando con Liam Neeson a la cabeza para ofrecer una vertiente diferente. Con homenajes a ‘Tiburon’ (1977) de forma permanente, fundamentalmente a lo que al propio tiburón se refiere, 

Collet-Serra no es tan habilidoso, ni nadie, como Spielberg. La historia se inicia con una presentación extremadamente larga que sirve para dejar claro que Óscar Jaenada debía estar en la película. El empleo de la tecnología y su forma de incrustarse en la narración fílmica está bien conseguido, de ese modo la pantalla se subdivide en varias partes. No es algo nuevo, pero sí ofrece ritmo en unas escenas que no tenían. El recuerdo de una playa con nombre secreto en la que la madre de la protagonista pasó un momento extraordinario es el reclamo para una hija que busca quién es ella y qué sintió su madre. En un proceso de duda vital, Nancy acude a esa enigmática playa mexicana en busca de posibles respuestas. No falta la pequeña charla con su padre que le pide cabeza para no dejar los estudios de Medicina. Crucial ese detalle, el saber que estudia Medicina para los posteriores acontecimientos. Una vez en la playa y casi a modo de videoclip se aprecia a la protagonista surfeando. Todo es en apariencia idílico hasta que una aleta  hace su aparición. A partir de este instante se juega con un duelo de inteligencia, torniquetes, mareas y reclamos de auxilio sin cesar. Pese a que la idea siempre podría resultar sugerente, la película llega a transformarse en una pantomima, fundamentalmente al final con un grotesco desenlace. Blake Lively no solo aporta belleza como reclamo para atraer público a la sala. Es una actriz muy buena, capaz de soportar el peso de la acción. Su interpretación es lo más destacable de una película que no tiene muy claro su objetivo. Por un lado muestra a un tiburón capaz de dar grandes saltos, pero al mismo tiempo incapaz de desbancar a la protagonista de una roca casi a ras del agua. 

‘Infierno azul’ pese a una duración asequible en su metraje consigue ser algo pesada. Película de homenajes y ambiciosa en una estructura que se asfixia en sus propias trampas, pero de la que Collet- Serra consigue salir airoso sin más. 

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario