jueves, 28 de junio de 2018

'BIRDS ARE SINGING IN KIGALI'. Violencia en la calma



CRÍTICA DE CINE

'Birds are singing in Kigali' (Krzysztof Krauze, Joanna Kos. Polonia, 2017. 113 minutos)

En una época en la que el foco se fija más que nunca en la relación entre Europa e inmigración, ‘Birds are singing in Kigali’ viene a aportar su particular punto de vista desde una perspectiva geográfica y social poco habitual. En este caso se mezcla el genocidio de Ruanda en 1994 con el posterior proceso de asilo en Polonia de una joven superviviente. Son en los fogonazos en los que aflora la barrera que levantan gobiernos como el polaco, abanderados de la fortificación de fronteras, cuando esta producción toca fibra. Apenas se perciben, aunque duelen, esa visita policial con preguntas impertinentes, aquella mirada del lugareño o los escarceos en una habitación oscura con las dificultades de la nueva lengua a aprender.

Tiene ‘Birds are singing in Kigali’ el mérito de describir los sucesos de 1994 sin alzar la voz ni buscar el impacto. El tono de la narración es seco y se puede hacer pesada esa insistencia por el estatismo de determinados planos. Los diálogos son escasos y todo se conduce a través de miradas y de una puesta en escena que transmite gelidez. La aproximación de Krauze y Kos es desde la peripecia individual, y desde ese lugar ir extrayendo las capas que todavía recubren lo acaecido durante el genocidio. Los directores, firmantes de la reivindicativa ‘Papusza’, realizan un notable trabajo en esta línea y no exento de crítica interna sobre cómo se desempeña la acogida a los asilados en determinados países como el suyo. Lo mejor es el sólido andamiaje que sostiene la psicología de sus dos personajes principales, la ruandesa que escapó de la matanza y la bióloga polaca que la condujo hacia lo que era una tranquilidad que, como se verá, no lo será tanto. El dibujo es el de dos mujeres reacias a hundirse en el fango de la crueldad y que hacen de la soledad compartida el nexo que las une. Su dolor es distinto y a la vez universal, y queda al descubierto en su relación con sus progenitores. 

Aunque su buscada frialdad conduzca al distanciamiento, ‘Birds are singing in Kigali’ se revela como una película con una voz y poética propia y desde ya con un espacio en lugar preferente en toda aquella filmografía centrada en el genocidio de Ruanda. 

RAFAEL GONZÁLEZ

1 comentario: