martes, 23 de octubre de 2012

'LO IMPOSIBLE'. Melodrama con mucho presupuesto



CRÍTICA DE CINE

'Lo imposible' (Juan Antonio Bayona. España, 2012. 102 minutos)
 
Al realizar una película en la que su historia no pueda sorprender a ningún espectador –al ser un acontecimiento basado en un hecho real muy conocido y los múltiples tráilers, lo que se ve en el cine es lo que ya se conoce- hay que tener la suficiente destreza y manejo para que la trama y sus elementos no se transformen en un folletín que no aporte nada. Bayona no ha tenido esa habilidad, es más, todo lo ha engrandecido con una banda sonora y unos momentos de suspense que resultan irrisorios.

¿A qué viene jugar con algo cuando se sabe el final? La historia ya de por sí muy dramática, no necesita de esos aditivos que la transforman en un acontecimiento que raya el ridículo – como el reencuentro de la familia-. Todas estas “americanadas” que aporta el director español empequeñecen una película que comienza de una forma adecuada pero que se difumina hasta convertirse en una especie de vertedero de abrazos y lágrimas.

La primera parte de la historia está rodada con inteligencia. Los momentos de dolor del personaje de María son escalofriantes y Bayona los filma con precisión. Realmente transmite angustia –aunque no tanta como consiguió Eastwood en ´Más allá de la vida´ en una escena de corte parecido-.

Por encima de los acontecimientos están las interpretaciones de Naomi Watts y Tom Holland que se funden en una simbiosis convirtiéndose en el auténtico soporte de la película. Cada mirada de ambas personajes es en sí un mundo entero. Por el contrario nos encontramos a un Ewan McGregor que parece estar de paso por la película porque no transmite absolutamente nada –lástima porque es un actor descomunal- y vaga perdido en todas las secuencias. Está en otra división a lo que ofrecen Watts y Holland.

Bayona ha encontrado su refugio en un cine completamente impersonal, que pese a mostrar buenas dotes con la cámara, recae en la sensiblería más infundada y casi rastrera - la escena final del avión es lo peor de la película-. Los efectos especiales son notables pero, los mismos sin Watts, se verían en tierra de nadie.

Resultaría fantástico que en proyectos de mayor calado argumental los productores españoles invirtiesen y se pudiese contar con un gran reparto internacional como el que ha gozado Bayona para ´Lo imposible’, pero claro, eso no será posible.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ  

No hay comentarios:

Publicar un comentario