lunes, 19 de diciembre de 2016

'DEUDAS Y TEMBLORES' (I)

Contemplar la cartelera cinematográfica madrileña no es ilusionante en modo alguno. Acercarse al cine comienza a ser una aventura que puede rozar lo grotesco si se analiza el resultado de ciertas películas. El último producto de Juan Antonio Bayona, ‘Un monstruo viene a verme’, no deja de ser un telefilme de sobremesa bien dirigido. Su historia roza lo absurdo y lo tópico. Las películas del director catalán ningunean el guion para centrarse en el aspecto visual. Es un tipo de cine tan efectista como vacío. 

Buscando algo diferente y atendiendo a las notables críticas recibidas en Europa, tampoco resulta motivadora la película sueca ‘Después de esto’. De buena factura, aunque redundante, se trata de un corto demasiado alargado. 

Tim Burton intentar apostar por una historia con más poso, pero ‘El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares’ no termina de alcanzar el ritmo para que resulte alentadora. Un arranque demasiado parsimonioso y una trama que se desvanece entre numerosos y sugerentes viajes temporales. Hay elementos notables pero no deja de resultar algo que pase de lo curioso.

Por otro lado, también molesta que un director como Fernando Franco se queje en una entrevista publicada en “El Español” de que conseguir un Goya ('La herida') es hasta perjudicial. Esto no deja de ser un llanto tan manido que se transforma en sí mismo en algo sin gracia. Por un lado, el cineasta señala que no le han llamado y al mismo tiempo dice que él no acepta encargos. Es un pataleo sin sentido y más, cuando ya de por sí, apunta a tener productor para su próximo trabajo. También comenta que necesita su tiempo, entonces: ¿Qué busca? Franco debutó con una película interesante, pero con estas declaraciones no hace más que dar la razón a aquellos que machacan el estereotipo de gente del cine recurriendo mediáticamente sin cesar a la queja.

‘La reconquista’ de Jonás Trueba es su mejor película hasta el momento. Su duración es excesiva, pero muestra elementos que sí ofrecen instantes alentadores. Con Trueba hijo sucede lo mismo que con Fernando Franco. Escucharle en una entrevista es escuchar a alguien muy subido de tono. Llama poderosamente la atención su estado de molestia cuando le comparan con tal o cual director -fundamentalmente franceses, mejor no nombrarlos-. Una de las virtudes de Jonás Trueba era que en apariencia no jugaba a disimular sus influencias. Pero al parecer le molesta que le recuerden lo evidente. 

Ilusionante y mucho ha sido comprobar que Albert Serra con ‘La muerte de Luis XIV’ da un golpe en la mesa y pone de manifiesto lo que es realizar cine de autor en realidad. Su película es muy diferente a cualquier otra propuesta que exista en la actualidad en el cine español. 

‘Jota’ de Carlos Saura es una obra de arte. Lástima que su duración sea algo alargada, pero su belleza formal es sobresaliente. Saura continúa en su mundo y gana.

                                                                                              (Continuará o no). 
IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario