domingo, 15 de marzo de 2015

'LA INMENSA MINORÍA'. Miguel Ángel Ortiz


 

CRÍTICA LITERARIA

'La inmensa minoría'
Autor: Miguel Ángel Ortiz
Editorial: Random House

Páginas: 430
Año: 2014



DE JUEGOS Y MONOTONÍAS

Aventurarse en una novela de 430 páginas es ya una osadía que debe estar bien planificada. Miguel Ángel Ortiz ha querido retratar esa vida de chavales de la periferia de Barcelona y sus diferentes anécdotas, ilusiones, desventuras y fracasos. La idea de ‘La inmensa minoría’ es notable pero su resolución es deficiente por no haber tenido mesura. Todo lo que se relata en las primeras 200 páginas encaja con aplomo. Resulta fascinante adentrarse en los recovecos emocionales del Retaco, el Pista, el fútbol, el mundial, el amor, el deseo, el dolor, los celos, las notas… pero todo se vuelve tan reiterativo que la novela cae en picado hasta llegar a perder gran parte de la frescura con la que comienza.

El estilo directo de Ortiz le viene muy bien a la historia, en momentos casi juega a ser ‘El Jarama’ de Ferlosio y disecciona ese neorrealismo tan necesario y eficaz. El título, posiblemente con una clara referencia al disco de Extremoduro, ‘Yo, minoría absoluta’, refleja un estado emocional de vacío que envuelve a muchos de los protagonistas en esos sentires desproporcionados. La música es ese personaje que acompaña casi todas las acciones y las letras de Extremoduro moldean diferentes momentos emocionales. El fútbol es otro de los actores de una novela que solo naufraga en una ambición innecesaria que transforma la historia en una sucesión de rutinas que terminan por minar la propuesta.

Una editorial como Random no puede permitir que una parte importante de las canciones o expresiones de los chavales estén en catalán y no aparezca una nota traducida. Esto resta a la intención del autor debido a que el mensaje llega codificado.

Miguel Ángel Ortiz realiza una propuesta interesante, de muchísimos personajes secundarios que dotan de vida ese día a día que se siente con la fogosidad del instante. Las heridas sin cicatrizar, los conflictos con los padres, las decepciones futbolísticas, el subsistir y el miedo al fracaso o el asumirlo pueblan ‘La inmensa minoría’ pero, al final, todo queda en intenciones a las que no se supo poner un punto y final en ese momento necesario.

IVÁN CERDÁN BERMÚDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario